Alemania necesita cubrir su escasez de profesionales de enfermería y oferta 35.000 puestos

Debido al envejecimiento de la población y al aumento de la natalidad, Alemania está pasando por problemas de atención sanitaria donde hospitales, residencias de ancianos y ambulatorios sufren escasez de personal de enfermería, en especial enfermeras geriátricas, pero también de enfermería general, de matronas y de cuidadores de personas mayores.

Actualmente hay en Alemania 35.000 plazas sin cubrir, a repartir entre 23.000 de asistencia a ancianos y 12.000 en enfermería general, según ha respondido el Gobierno que preside Angela Merkel a una pregunta parlamentaria de los Verdes a finales de abril. Más aún: la consultora Price Waterhouse Coopers sostiene que en el año 2030 faltarán en este país casi un millón de profesionales del ámbito sanitario: 165.000 médicos y otros 800.000 profesionales de la salud. “Solo una fuerte inmigración de personal cualificado en estas profesiones puede resolver el problema”, recuerda la plataforma employland.de, que reúne perfiles de candidatos a trabajar en Alemania, para que los consulten empresarios alemanes en busca de nuevos empleados.

El ministro de Sanidad ha admitido la carencia. “Invitar a enfermeras de nuestros países vecinos es la opción más próxima”, dijo hace poco tiempo. El pacto de coalición entre conservadores y socialdemócratas, cerrado en marzo, prevé financiar 8.000 puestos en el sector, lo cual, a juicio de la especialista de los Verdes, Kordula Schulz-Asche, “está lejos de remediar la actual emergencia”, explicaba. Este partido pide un programa de financiación de 50.000 empleos en hospitales y atención geriátrica. En la actualidad, hay en Alemania 17,5 millones de personas mayores de 65 años, y la previsión es que la cifra aumente conforme alcancen la edad de jubilación los babyboomers de los años sesenta.

De momento, la incorporación de personal sanitario venido del extranjero es aún insuficiente para cubrir la demanda existente. Las enfermeras extranjeras que llegaron a Alemania para trabajar en el 2015 proceden sobre todo de seis países: Rumanía (23,9%), Polonia (10,2%), Italia (8,2%), Hungría (7%), Bosnia-Herzegovina (6,7%) y España (6,5%). Requisito previo para las profesiones de la sanidad –en las que la comunicación con el paciente es fundamental– es poseer el nivel B2 de lengua alemana. Además, convalidar la titulación en Enfermería puede llevar meses, un escollo que el propio ministro Spahn reconoció que Alemania debe subsanar.

Noticias relacionadas:

Enfermeros por el mundo: Alemania

  1. Mientras en Alemania pasa esto, en España cada vez cuesta más encontrar enfermeras para trabajar en nuestras residencias de mayores. Es triste pero es así. Se jubilan más de las que se gradúan y nadie parece interesarse por el déficit que se genera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *