«Los profesionales sanitarios que realizan el triaje hospitalario son los enfermeros»

El pasado 20 de abril, el Hospital Universitario Infanta Leonor, ubicado en la Comunidad de Madrid, fue la sede de la Jornada Nacional de Triaje Mánchester, a la que acudieron un total de 130 profesionales enfermeros y médicos de diversas regiones del país.

Hemos hablado con Juan Rubio, supervisor de Urgencias del centro y vocal del Grupo Español de Triaje Mánchester sobre este método de priorización de la atención en pacientes, sus ventajas y el desarrollo que ha experimentado esta técnica desde su puesta en marcha en el año 1996.

Pregunta: ¿Cómo surgió la organización de la Jornada Nacional de Triaje de Mánchester?

Respuesta: Los responsables de la organización de esta jornada son el Grupo Español de Triaje Mánchester (GET) y la Dirección de Enfermería del Hospital Universitario Infanta Leonor, por todas las facilidades que siempre nos han dado. El GET está formado por profesionales sanitarios que tienen el compromiso de respaldar este método de triaje.

P.: ¿Qué objetivos se plantearon con su celebración? ¿Qué aspectos se abordaron en su programa?

R.: Los objetivos, desde el momento que se planteó realizar esta jornada, fueron muy claros: dar a conocer el método de triaje y las últimas actualizaciones del mismo. Este es un sistema de triaje «vivo», en constante evolución; al igual que avanzan la medicina y la enfermería, este sistema evoluciona para poder ayudarnos en los problemas de clasificación de prioridades en urgencias del día a día.

Los aspectos abordados fueron muy variados y enriquecedores para los asistentes. Se habló sobre las actualizaciones del sistema de triaje, del respaldo que tienen los hospitales y los profesionales que realizan el triaje por parte del GET, del triaje avanzado, triaje telefónico, clasificación de procesos tiempo-dependientes, clasificación de procesos pediátricos, de ginecología y obstetricia… Además de un debate con expertos, en el cual los asistentes formulaban preguntas sobre los diferentes aspectos del triaje en sus centros de trabajo.

P.: ¿Cuáles son las situaciones más habituales en las que se aplica la técnica del triaje de Mánchester?

R.: Todos los pacientes que acuden a los servicios de urgencias deben ser clasificados para poder establecer la prioridad de asistencia debido al proceso por el que han acudido al hospital. El triaje se mantendrá siempre que la demanda sanitaria sea superior a la oferta.

Actualmente se está empezando hablar también de triaje en atención primaria, para poder filtrar la prioridad de los pacientes que acuden sin cita.

P.: ¿Qué beneficios reporta esta priorización a los pacientes?

R.: El sistema de triaje es una herramienta que utilizamos para controlar el riesgo sanitario. Clasificar prioridades nos aporta seguridad, a pacientes y profesionales, además de justicia y equidad.

P.: ¿Qué papel tienen los profesionales enfermeros en la puesta en marcha de esta técnica?

R.: Actualmente los profesionales sanitarios que realizan el triaje hospitalario son los enfermeros. Los enfermeros son expertos en reconocer signos y síntomas en el paciente, y son estos signos y síntomas los que nos van a hacer llegar a la prioridad adecuada.

P.: ¿Cómo se ha desarrollado esta técnica a lo largo de los años? ¿Por qué fases ha pasado? ¿Qué papel han tenido los enfermeros en dichos avances?

R.: El sistema de triaje Mánchester nace en dicha ciudad inglesa en 1996, convirtiéndose en poco tiempo en el método de clasificación del país. Se expande por otros países europeos y sudamericanos. En cada uno de estos países hay un grupo nacional de triaje formado por profesionales médicos y enfermeros. Anualmente se realiza una jornada internacional donde acuden los referentes de cada país y se realizan las modificaciones que se creen pertinentes para actualizar el sistema a la época actual.

P.: ¿Qué tipo de formación específica se necesita para llevarlo a cabo?

R.: La formación va dirigida a médicos y a enfermeros de urgencias. El curso de usuario tiene una duración de 8 horas donde se tratan aspectos relativos a la historia del triaje, metodología y evaluación de dolor. Además realizamos casos prácticos para poder «exprimir» el método hasta la última gota.

También realizamos cursos para formar a futuros a formadores. Para realizar este curso debes haber realizado el curso de usuario, conocer el sistema de triaje además de tener aptitudes para poder impartir formación.

En la Comunidad de Madrid hay al menos dos formadores por hospital.

P.: En la actualidad esta técnica se lleva a cabo en 70 hospitales en España, ¿cree que debería ampliarse a más centros? ¿Por qué?

R.: Este sistema de triaje se utiliza en los hospitales de las comunidades autónomas que han apostado por él. Se utiliza en Madrid, Asturias, Galicia, Comunidad Valenciana, en hospitales de Murcia, Navarra… En España, al estar la sanidad trasferida a las comunidades autónomas, son éstas las que deciden el sistema de triaje que utilizan.

El objetivo del Grupo Español de Triaje Mánchester es respaldar a los profesionales de los hospitales que han elegido este sistema además de dar soporte en formación y en auditar el método.

P.: Desde su punto de vista, ¿cómo se conseguiría esta extensión del triaje de Mánchester?

R.: No tenemos un afán expansionista, sino de hacer las cosas bien. Preferimos estar en pocos hospitales y trabajar bien, que en muchos y hacer mal las cosas.

Somos un grupo de médicos y enfermeros a los que nos mueve la pasión por la «urgencia» y, como parte fundamental de los servicios de urgencias, por el triaje.

Nosotros apostamos por este método porque funciona. Anualmente se clasifican con este sistema de triaje millones de pacientes. Y los datos nos dicen que es válido y útil.

P.: Usted también es vocal del Grupo de Triaje de Mánchester de la Comunidad de Madrid, ¿con qué fin se puso en marcha esta organización? ¿Hacia quién va dirigida?

R.: Soy miembro del Grupo Español de Triaje Manchester desde el año 2013 y desde el año 2015, vocal autonómico en la Comunidad de Madrid.

Somos una organización pequeña pero muy seria, con unos objetivos muy claros: dar a conocer este sistema de clasificación y hacer las cosas con evidencia científica (la manera más adecuada de actuar en las profesiones sanitarias). Nuestra labor va dirigida a médicos y enfermeros de urgencias.

Como he comentado anteriormente, nuestro objetivo es únicamente el paciente. El paciente es el centro del sistema sanitario y no debemos olvidarlo. Clasificamos prioridades para atender pacientes según su prioridad, no por orden de llegada a urgencias. De esta manera somos justos y equitativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *