Detenida una auxiliar de enfermería penitenciaria por facilitar pastillas a varios presos

La Fiscalía de Castellón pide cuatro años y medio de cárcel para una auxiliar de enfermería y para tres reclusos por un delito contra la salud pública. Al parecer y tal y como ha podido saber el  periódico Mediterráneo, la profesional sanitaria accedió a la farmacia y suministró cientos de pastillas, entre ellas el psicotrópico Trankimazin (ansiolítico), a un preso con el que mantenía una relación sentimental y a otros tres implicados que traficaban con sustancias estupefacientes dentro de la cárcel de Albocàsser.

Los hechos se remontan al 2012 cuando la detenida trabajaba como funcionaria de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias perteneciente al Ministerio del Interior y que, al estar destinada en la enfermería de dicha prisión tenía acceso libre a toda clase de medicamentos.

Según las fuentes de la Fiscalía, la mujer entregó a uno de los reclusos, sin previa prescripción médica ni control sanitario, 180 comprimidos de Trankimazin Retard de 200 miligramos y 60 cápsulas de Gelotradol (un analgésico que afecta al sistema nervioso central). Este preso hizo llegar las pastillas a otro procesado con el objetivo, según el fiscal, de venderlas dentro de las instalaciones de la cárcel a otros internos con problemas de drogadicción o que sufrían severos trastornos de conducta.

Tras ser detenida se le abrió un expediente disciplinario y  ha sido suspendida de empleo y sueldo. La auxiliar de enfermería fue captada por las cámaras de seguridad, pruebas por las que se pudo abrir la investigación. Ahora la Fiscalía pide, además de la pena de prisión, multas de 2.200 euros para cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *