«Es clave que los enfermeros con formación en gestión accedan a puestos de responsabilidad»

Hemos hablado con Fidel López, profesor doctor de la Facultad de Enfermería y Terapia Ocupacional de la Universidad de Extremadura, que ha participado en la 28.º edición de la Jornada de Enfermeras Gestoras, organizadas por la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE).

Nos habla, entre otras cosas, de este evento, que se celebró el pasado mes de octubre, de la labor y las funciones de los profesionales enfermeros gestores y de la formación que se requiere para puestos directivos.

Pregunta: Las Jornadas de Enfermeras Gestoras alcanzan este año su 28.º edición, ¿Qué objetivos tiene este congreso?

Respuesta: Esta 28.º edición se ha celebrado en Extremadura por primera vez, más concretamente en la ciudad de Cáceres, y ha contado con la implicación de toda la enfermería extremeña. El objetivo planteado fue crear un foro de encuentro de enfermeros de todo el país donde se intercambiaran experiencias y conocimiento en torno a la gestión de los cuidados.

En sus inicios, estas jornadas se crearon como punto de encuentro entre los profesionales de enfermería que se dedicaban a la gestión; y actualmente está destinada a cualquier profesional que gestione recursos sanitarios, así como a los que gestionan cuidados.

P.: ¿Qué temas se han tratado durante la celebración de las jornadas?

R.: Dentro de la diversidad de temas tratados me gustaría destacar las relaciones con instituciones, sociedades científicas y pacientes. Se ha puesto en valor la actividad del enfermero en los entornos globalizados, y más concretamente en la cooperación internacional. Además se ha abordado la perspectiva de género, como oportunidad de cambio, y la formación en gestión de la enfermería en España.

En las sesiones de comunicaciones orales se ha confirmado la preocupación que existe por parte de los profesionales de enfermería en la mejora y eficiencia del sistema sanitario. Se han tratado proyectos comunitarios como la aplicación de las nuevas tecnologías a los cuidados (telemedicina, big data, etc.), así como las experiencias de gestión de diferentes ámbitos muchos compañeros.

P.: ¿Qué conclusiones han obtenido a la finalización del evento?

R.: Se ha puesto encima de la mesa la necesidad de la participación ciudadana y la corresponsabilidad en su cuidado. En las mesas principales se ha debatido cómo los actores de la asistencia sanitaria deben interrelacionarse, de tal forma que organizaciones e instituciones sanitarias, sociedades científicas y pacientes están llamadas a fortalecer sus relaciones para mejorar la calidad de los cuidados y garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

Un aspecto muy novedoso de las jornadas ha sido considerar la perspectiva de género como un elemento fundamental en la humanización de los cuidados. La imagen de la enfermería y la mujer a lo largo de la historia ha estado asociada a estereotipos y algunos de ellos deben desaparecer, ya que no son acordes con nuestra sociedad.

En cuanto a la formación especializada en gestión, se ha puesto de manifiesto que el grado de Enfermería incluye contenidos y competencias en este ámbito, y que se complementa con la formación de posgrado, en la que existe una amplia oferta de formación, lo que garantiza que se puedan alcanzar unos niveles de especialización incluso a nivel de doctorado.

Y cerrando las jornadas, en clave de política y gestión sanitaria, se ha puesto en valor el papel de la enfermería como pilar clave en la viabilidad y desarrollo de los sistemas sanitarios.

P.: ¿Qué papel tiene los profesionales enfermeros en la gestión sanitaria?

R.: En primer lugar, gestionar el grupo más numeroso de profesionales que trabajan en los sistemas de salud. Esto supone que el papel de estos trabajadores es fundamental: gran parte de los recursos sanitarios recaen bajo su responsabilidad. Por tanto, es clave que profesionales de enfermería con un perfil y una formación en gestión adecuados accedan a los puestos de responsabilidad, ya que gestionan una partida importante en el presupuesto de cualquier centro sanitario.

Y en estas jornadas, en la mesa de debate han sido los propios consejeros de sanidad de varias comunidades los que han resaltado ese papel de la enfermería en esta gestión.

P.: ¿Qué funciones tienen los enfermeros gestores?

R.: En función del puesto de responsabilidad que ocupen, estas son diferentes. Lo que sí es común a todos los puestos de gestión es la responsabilidad del uso eficiente y sostenible de los recursos de los que disponemos.

Son responsables de ofrecer a la sociedad los cuidados de la mayor calidad de la forma más eficiente posible. Y será desde cada uno de los puestos de gestión que existen, desde donde tenemos que  realizar las acciones necesarias para que esto se lleve a cabo, y estos cuidados excelentes sean accesibles a la mayor parte de la sociedad, de la forma más justa y equitativa posible.

P.: ¿Qué formación necesitan estos profesionales para poder dedicarse a la gestión sanitaria?

R.: Un tema que siempre se aborda en este tipo de jornadas, como ya hemos comentado anteriormente, es la necesidad, en determinados puestos de gestión, de una formación especializada a nivel de experto o máster: deben ser puestos técnicos más que políticos.

Durante el evento nos han recordado cómo el grado de Enfermería tiene formación específica en gestión y legislación, pero quizás no sean suficientes los seis créditos que se imparten durante el grado; y por tanto, habrá que complementar dicha formación con formación de 2.º ciclo en Gestión de Servicios Sanitarios.

P.: A pesar de su capacidad, son pocos los enfermeros que ocupan puestos directivos, ¿a qué cree que se debe esto?

R.: Por todos es conocido el techo de cristal bajo el que se ha desarrollado la enfermería española. Los puestos de responsabilidad (gerencias, coordinaciones en los centros de salud, etc.) han sido ocupados por otros profesionales sanitarios, en ocasiones, con menos formación y perfil gestor que los enfermeros. Considero que el que la enfermería haya sido una diplomatura ha sido un hándicap para no ocupar estos puestos.

En demasiadas ocasiones los puestos de gestión están asociados al ámbito político, siendo infrautilizados para ellos profesionales, como los enfermeros, con una serie de cualidades y competencias personales, además de una formación adecuada en gestión.

Es lícito reivindicar que estos puestos estén ocupados por profesionales con perfiles técnicos, al servicio de la sociedad y de la gestión eficiente y sostenible del sistema.

P.: Desde su punto de vista, ¿qué percepción cree que tiene la población sobre los profesionales enfermeros que ocupan puestos directivos?

R.: En mi opinión, a la sociedad le cuesta distinguir la categoría del gestor. No saben si el gerente es médico o enfermero o abogado. A la población le interesa que la persona que gestiona recursos que afectan en alguna medida a su salud, sea un buen gestor y que tome las decisiones adecuadas, dirigidas a mejorar el uso de los recursos de los que disponemos.

P.: ¿Cree que se deberían tomar medidas para incentivar la participación de los enfermeros en puestos de gestión sanitaria?

R.: No es tanto una cuestión de incentivar, los profesionales están dispuestos a asumir y desempeñar puestos de responsabilidad en la gestión sanitaria, pero en ocasiones no se les brinda esta oportunidad. Por tanto, debemos abrir las puertas a los trabajadores preparados para desempeñar estos puestos de gestión, con independencia de su categoría profesional.

P.: Como enfermero, ¿qué medidas tomaría?

R.: Si tuviera responsabilidad en la elección de puestos directivos, lo haría basándome formación y competencias.

Actualmente, algunas comunidades están llevando a cabo esta selección mediante competencias y currículum. De forma que, si el baremo es justo, los profesionales ocuparán los puestos de gestión de acuerdo con su capacidad.

Además, tendría en cuenta que hubiera una concordancia entre la remuneración y el grado de responsabilidad y dedicación del puesto. No solo quiero referirme a la remuneración económica, sino también de reconocimiento; pero en muchas ocasiones esto no se tiene en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *