De los 3 millones y medio de trabajadores, 1.200.000 se infectan

La Mesa de Enfermería denuncia el incumplimiento de la normativa de bioseguridad en hospitales y centros de salud

La Mesa de la profesión Enfermera ha denunciado que la mayoría de hospitales, tanto públicos como privados españoles, incumplen la normativa de bioseguridad siendo los enfermeros uno de los colectivos que se enfrenta a más riesgos laborales poniendo en peligro su salud. Por este motivo, tanto el Consejo General de Enfermería como el Sindicato Satse se reunieron ayer para hacer pública esta situación y buscar una solución.

Mesa de Enfermería| Colegio de Enfermería

Fue en el 2014 cuando se creó el Observatorio de Bioseguridad que realiza varios estudios con el objetivo de poder monitorizar y evaluar el grado de implantación y cumplimiento de la normativa de bioseguridad. Ante los resultados alarmantes por la última investigación, en la que se encuestó a 144 “enfermeras centinelas” de todos los hospitales y centros de salud, donde se demostraba que no sólo no se habían disminuido los accidentes biológicos, sino que habían ido aumentando progresivamente, decidieron denunciar esta preocupante situación ya que, tal y como afirmó el presidente de SATSE, Florentino Pérez Raya, “de los 3 millones y medio de trabajadores, 1.200.000 se infectan por uso de medicamentos peligrosos, pinchazos, cortes o salpicaduras que favorecen la trasmisión de Hepatitis B, Hepatitis C y VIH”.

Desde la mesa explican que llevan muchos años luchando contra esta situación tras detectar que, “aunque la partida destinada a la bioseguridad existe, la mayoría de las Comunidades Autónomas lo destinan a otras áreas o actividades, incumpliendo la normativa obligada para todos los países de la UE”. Por este motivo y recalcando el aumento progresivo de estos accidentes laborales que ponen en peligro la salud de trabajadores, especialmente profesionales enfermeros, y pacientes, estiman necesario que aumenten los programas de formación para los dispositivos en todos los centros, que haya un procedimiento de vigilancia, se faciliten los dispositivos con mecanismos de bioseguridad integrados, y que no haya un trato desigual en las Comunidades Autónomas.

Dispositivos con mecanismos de bioseguridad

Carmen Vide, responsable de salud laboral, expuso una breve descripción de la ficha técnica del estudio donde se han evaluado los riesgos, los dispositivos utilizados, los controles administrativos y sobre las prácticas de trabajo y la desigualdad en el panorama español. Y de él han podido sacar datos muy relevantes, a la vez que preocupantes, como que el 95,8% de las enfermeras de hospitales afirman que se producen este tipo de accidentes laborales, que el 30,1% de los encuestados afirma que en su centro de salud no se ha proporcionado material de bioseguridad en gran medida o que el 32% de los accidentes biológicos ocurridos en hospitales y el 24% en centros de salud no se declara ante el servicio de prevención. “Pensábamos que con la normativa esto iba a cambiar y los profesionales iban a tener más seguridad, pero la realidad no ha sido esa”, explica.

Además de también se expusieron los riesgos a los que se enfrentan al utilizar medicamentos peligrosos o con diferentes epidemias como la del Ébola de hace tres años y recalcan que la formación e información es muy necesaria para evitar contagio y propagación. “Hay que aprender de los errores, se hicieron las cosas muy mal en 2014 con el Ébola minusvalorando el riesgo y no se activaron adecuadamente los procedimientos. Ni siquiera sabíamos qué tipo de material era el adecuado y había falta de formación en los profesionales cuando en la normativa europea estaba perfectamente establecido. Sabemos que los materiales cuestan dinero, pero más cuesta una vida”, finaliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *