«Tiempos de guerra»: el papel de las damas de la Cruz Roja en el conflicto de Marruecos

La Guerra de Marruecos fue un conflicto, que se prolongó durante casi dieciséis años, de junio de 1911 a mayo de 1927, que mantuvo España, y en los últimos años, Francia, contra sus protectorados coloniales en el norte de África. Una de las pérdidas más graves que sufrió el país en esta conflagración fue el conocido como Desastre de Annual, en 1921, una derrota bélica que desembocó en una profunda crisis política.

En este contexto histórico se desarrolla la serie Tiempos de guerra, que se estrena hoy en Antena 3, protagonizada por las damas de la Cruz Roja, interpretadas, entre otras, por Alicia Borrachero, Amaia Salamanca y Verónica Sánchez, que acudieron a Melilla enviadas por la reina Victoria Eugenia en una expedición liderada por Carmen de Angoloti, duquesa de la Victoria.

Hemos hablado con Elena Gómez, cirujana maxilofacial en el Hospital La Paz, en Madrid, que formó parte del equipo sanitario que asesoró a los actores de la serie. Nos comenta su labor con las actrices, los procedimientos sanitarios que les enseñó y su papel como docente.

Pregunta: ¿Cómo surgió la posibilidad de asesorar a las actrices de Tiempos de guerra en el aspecto sanitario?

Respuesta: Fue por una recomendación de un amigo, que conocía a los productores. Aparte de un médico militar, que ha asesorado desde el punto de vista de la medicina en guerra, en el campo de batalla, necesitaban a alguien que se ocupara de los aspectos más quirúrgicos y de asesorar dudas que pudieran surgir durante el rodaje.

Fue una cuestión de casualidad, no fue buscado, porque no tengo ninguna experiencia en este campo, es la primera vez que lo hago.

P.: ¿Qué aspectos de la profesión sanitaria les enseñó? ¿Qué procedimientos?

R.: En principio, en lo que más les pude ayudar fue en los cuidados básicos, tanto en el quirófano, en aspectos sobre cómo se movía a un paciente, cómo tenían que colocarse alrededor de la mesa de operaciones, cómo pasar el instrumental al cirujano, cómo se debía poner la bata estéril, más bien labores de instrumentista, como en la sala de recuperación, también aquí  los aspectos básicos, porque los personajes son las damas de la Cruz Roja, que no hacían las labores propias de la cura de las heridas, había otra enfermería, otras enfermeras más especializadas.

Principalmente les enseñé a dar soporte a los enfermos, la alimentación, cómo debían airear la sala, también les enseñé cómo era el tensiómetro, cómo se podía hacer una analítica, cómo debían poner la aguja… Cosas muy básicas, aspectos para que estuviese todo, dentro de unos límites, en unas condiciones mejores y que los pacientes estuviesen en un buen ambiente. Eran temas más bien de dudas, de cómo se tenían que mover, qué hacer en ciertos casos, si un paciente les pide agua cómo deberían incorporarlo… Detalles para la escena.

En la cura de las heridas, en lo que yo he tenido contacto, no ha habido tantos detalles técnicos, porque el cirujano o el médico eran principalmente los que hacían esa labor.

P.: Además de su asesoramiento, ¿contaron las actrices con otro tipo de material para preparar su papel?

R.: Sí, sé que a ellas les dieron un manual de enfermería, de cuidados básicos, de primeros auxilios, para que ellas supieran cómo se debían comportar en estas situaciones. Hubo también otro médico militar que supervisó los guiones y les hizo una parte de entrenamiento.

Mi parte fue un complemento, yo quedé con las actrices en varias ocasiones y me consultaban las dudas que tenían dentro de su guion, para hacer que todo pareciera real.

P.: ¿Cómo afronta una cirujana maxilofacial estas labores docentes?

R.: Fue un reto. Primero porque yo no tengo experiencia en el mundo del asesoramiento para cine; segundo porque había que trasladarse a una época en la que no había las condiciones que tenemos ahora.

Hubo una serie de documentación que pude conseguir que hablaba de la medicina en ese tiempo, y también el diario de un médico en una guerra en Marruecos previa, en 1860, que me orientó sobre cómo podían ser las circunstancias en las que estaban.

Compañeros míos me asesoraron en temas como la anestesia con el éter, o qué hacer con los mínimos medios con un herido de bala o con herido de arma blanca, porque en esta guerra se utilizaron tanto armas de fuego como bayonetas y cuchillos, porque los árabes usaban ese armamento en las guerrillas, y había que saber que podían darse varios tipos de herida.

Mi labor principal, por lo que me llamaron, fue el asesoramiento del cirujano, porque yo soy cirujana, y para darle detalles técnicos. En temas de enfermería las ayudé en lo que pude, pero realmente mi trabajo se enfocó más hacia el cirujano.

P.: Desde su punto de vista, ¿cómo está reflejada la profesión sanitaria en Tiempos de guerra?

R.: Yo hablé con el director sobre la serie, aunque no he tenido acceso a todos los guiones, y él me dijo que el contexto se iba a desarrollar en la Guerra de Marruecos, en el desastre de Annual, pero que la idea era hablar de las relaciones entre los personajes que estaban allí. Ellos querían ser fieles con lo que pasaba, con los hechos, pero no se trata de una serie histórica.

Yo creo que la serie deja clara la importancia de las damas de la Cruz Roja en ese momento, que han ensalzado la labor de esas personas, que sin una formación se lanzaron a ayudar en lo que podían, y con la ayuda de gente más profesional en el propio hospital, y que ya lo eran antes de ir. Creo que han intentado mostrar eso.

P.: ¿Y en el cine y las series en general?

R.: Yo, en general, no la veo plasmada como es. Algunas series tienden a ser excesivamente exhibicionistas, en el sentido de que se plasman técnicas muy complejas que son imposibles de hacer tal como se muestran. En algunos casos se deja llevar por lo más llamativo, y no tanto por la realidad.

Luego cada serie es un mundo, y hay algunas más fieles que otras. Yo creo que en general lo que más vende es lo más llamativo, y en la medicina a veces no todo se consigue curar ni es un proceso rápido. Es una labor de conjunto, tanto del médico como del enfermero y el auxiliar. La comunicación entre trabajadores debe ser muy importante, sobre todo en ciertas áreas, como el quirófano, en la que sin el profesional enfermero estarías vendido.

  1. Curioso! Para comentar una serie que retrata fundamentalmente a enfermeras, la productora contrata a médicos y un “diario enfermero” los entrevista. Además, ¿a qué “profesión sanitaria” se refiere el/la entrevistadora? No hay que tener miedo de citar a enfermeras o médicos. No hay una “profesión sanitaria” sino varias

    • Estimada Mari Paz, entrevistamos a una de los asesores sanitrios de la serie “Tiempos de guerra” porque nos pareció de interés conocer cómo se instruyeron la actrices que interpretan a las damas de la Cruz Roja.
      Reciba un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *