La labor de los enfermeros en el atentado de Barcelona

Tres semanas después del atentado terrorista de Las Ramblas de Barcelona, Xavier Cardona Canari, supervisor del turno tarde del Servicio de Enfermería de Urgencias del Hospital del Mar (Barcelona), nos cuenta cómo lo vivió y cómo se organizó el centro hospitalario para hacer frente a este terrible suceso.

Pregunta: ¿Existe un protocolo específico para atentados terroristas? ¿Cuáles son las primeras medidas que se han de tomar en caso de atentado terrorista?

Respuesta: Existe el protocolo de accidente con múltiples víctimas. Es el que se puso en funcionamiento en el momento en el que nos fue comunicado el atentado

Lo primero que se hizo, a parte de poner en conocimiento del  CAP de la guardia, del supervisor que era yo y de las diferentes personas que estaban a cargo de las diferentes áreas, en el servicio de urgencias se redistribuyeron espacios para poder asumir a todos los pacientes que nos iban a llegar. También se definió la colocación del personal asistencial y se puso en marcha un área de triaje específica para los enfermos que íbamos a recibir.

P.: ¿Había alguna alerta especial en el ámbito sanitario en estos meses de verano por una mayor posibilidad de atentado terrorista?

 R.: En cuanto a que tuviéramos una alerta anterior que nos previniera, es decir, que estuviéramos preparados, no. Lo que pasa es que el protocolo de accidentes de múltiples víctimas  en el momento  en que se activa, se pone en funcionamiento todo un mecanismo que el hospital tiene preparado. Rápidamente todos los trabajadores se pusieron en marcha para asumir cualquier problema que pudiese surgir derivado de del atentado terrorista.

 P.: ¿Cómo valoraría, desde su opinión personal, la capacidad de respuesta de los hospitales y el cumplimiento del protocolo?

 R.: Creo que excepcional. En nuestro hospital todo funcionó según el protocolo previsto. En cuanto al resto de Barcelona, yo creo que funcionó todo a perfección al nivel de todos los distintos dispositivos y en cuanto al personal, tanto médico como enfermero y auxiliar. Repito, fue una respuesta completamente excepcional. Todo el mundo vino. Cantidad de personas que estaban de vacaciones, que no era su turno de trabajo o que llegaron antes cuando no había empezado su turno de trabajo.

“En nuestro hospital todo funcionó según el protocolo previsto”

 P.: El hecho de que el atentado fuese en pleno agosto, mes donde muchos profesionales sanitarios están de vacaciones ¿tuvo alguna consecuencia a la hora de atender a los heridos?

R.: Que hay más suplencias es evidente, como en todos los hospitales. Sin embargo, en todos los servicios no puede haber menos de un límite de gente más formada, responsables. El hecho de que pudiese haber gente más novel no provocó ningún problema. Todo el mundo se recolocó en los sitios que podría rendir más en función de su nivel de formación.

P.: ¿Qué papel tienen los enfermeros dentro de este tipo de situaciones?

 R.: Evidentemente, creo que tanto enfermería como cualquier otro tipo de profesional que estaba aquí jugó un papel clave en su situación. No se puede hablar distintamente de enfermeros y de médicos, o de camilleros u otro tipo de profesionales. Cada uno jugó su papel, todo el mundo  estuvo en el sitio que tenía que estar. La gente que no estaba en ese turno, también vino, independientemente del tipo de profesional que fuese.

“La enfermería jugó un papel clave en la buena consecución de todo y en la rapidez del tratamiento de los enfermos”

 P.: ¿Qué labor cumplieron los voluntarios? ¿Fue importante que tanta gente decidiese ayudar?

 R.: Excepcional a cualquier nivel porque todo el mundo se volcó para ayudar. La gente que vino voluntaria y que se le reubicó y dio un rol de trabajo, respondió a la perfección. Cierto es que fue un apoyo y una ayuda a nivel más secundario, pero de igual importancia. Por ejemplo el acompañamiento a las familias. Este tipo de ayuda, en el momento, tal vez no es lo prioritario, pero que juega un papel muy importante para la tranquilidad y acompañamiento de todos y mejora de la organización. Incluso se le tuvo que decir a mucha gente, que llamó estando fuera de Barcelona que quería ayudar en el aquel momento, que no,  porque ya había gente suficiente personal sanitario. Por tanto, al igual que los médicos, la enfermería jugó un papel clave en la buena consecución de todo y en la rapidez del tratamiento de los enfermos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *