Concluye con éxito el primer experimento con parches para la vacunación contra la gripe

Una investigación de la Universidad de Emory y el Instituto Tecnológico de Georgia, ambos en Estados Unidos, publicado en la revista The Lancet, ha puesto de manifiesto la eficacia de un parche compuesto por agujas microscópicas solubles para vacunar a los pacientes contra el virus de la gripe.

© Georgia Tech

Este experimento clínico, pionero con humanos, se llevó a cabo, en junio de 2015, con 100 participantes, sanos y sin estar inmunizados contra esta dolencia, comprendidos entre los 18 y los 49 años. Estos voluntarios fueron repartidos en cuatro grupos de control, a saber, los que procedieron a ser vacunados, con supervisión médica, con esta nueva herramienta, otros la utilizaron por su cuenta, los que fueron tratados de la forma habitual y, por último, algunos recibieron el parche en cuestión pero como placebo.

De esta forma, los resultados del estudio concluyeron que la administración de vacunas por medio de las agujas microscópicas era segura, y que los únicos efectos negativos que presentaron en este primer ensayo fueron un leve picor y enrojecimiento de la piel, circunstancias que se prolongaron durante dos o tres días.

Asimismo, los autores no registraron ninguna variación en la cantidad de fármaco administrado por los propios participantes con respecto a los que contaron con supervisión médica, reforzado, de esta forma, la idea de seguridad y accesibilidad que, según los desarrolladores del parche, es su principal objetivo, ya que, gracias a su morfología, es fácil de administrar, como se ha visto, de transportar, dado que no necesita refrigeración, y, al no estar constituido por elementos punzantes o cortantes, de desechar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *