Consejos para sobrevivir al turno de noche

Nuestra experta, Enfermera Nómada, nos ha ofrecido desde su blog distintos consejos para “sobrevivir” al turno de noche. En Diario DICEN recopilamos las claves para superar con éxito los turnos de noche tan duros para muchos:

• Haz de dormir tu prioridad número uno

Duerme, duerme y duerme.

A pesar de estar en turno de noche has de seguir durmiendo de seis a ocho horas. El primer día échate siempre una siesta antes de ir al trabajo para ir descansada. El cansancio y los trastornos del sueño pueden afectar a tu estado anímico e incluso hacerte experimentar ansiedad o depresión.

¿Nunca has sentido mucha energía al acabar un turno de noche y no te explicas el porqué? Es por la adrenalina, por esto es difícil dormir nada más llegar a casa de tu turno. Dúchate, haz una serie de estiramientos y ponte a dormir. No olvides de utilizar un antifaz si tu habitación no está lo suficientemente aislada de la luz. ¡Malditos ingleses que no saben lo que es una persiana!

• Mantente hidratada

Es muy importante mantener una buena hidratación para estar más alerta. Los expertos recomiendan de seis a ocho vasos durante el turno. Puedes beber agua, zumos, té verde e incluso café. Recuerda no beber ninguna bebida con cafeína después de las seis de la mañana si no, no podrás conciliar el sueño al llegar a casa.

• Come ligero
Es difícil comer sano cuando estamos de turno de noche. Nos despertamos cansadas después de trabajar y nos es mucho más fácil y rápido comer algún plato preparado o comida basura. Mi consejo es que planees la comida con antelación. Unos días antes de empezar este turno ponte a cocinar y congela tus platos preferidos.
Aparte de llevarte la comida preparada de casa, mete en tu bolsa del trabajo snacks sanos y ligeros como manzanas, almendras, apio, zanahorias con humos, etc.

• Mantente activa
Al igual que comer sano, también es muy difícil hacer ejercicio cuando trabajamos turno de noche pero has de reservar al menos 20 minutos diarios a realizar ejercicio.
Trabajar muchos turnos de noche no solo afecta a nuestro estado anímico sino que puede incrementar enfermedades como síndrome del colon irritable o provocar dolores de espalda. Cuanto más activo mantengas tu cuerpo más fácil será evitar estas dolencias.
Intenta mantenerte activa durante el turno, sobre todo de 2 am a 4 am, que es cuando estamos más cansadas. Yo aprovecho para limpiar y recoger la habitación del paciente de bombas de infusión y cables que ya no se usen, ya que durante el turno de día no tienen tanto tiempo para hacer esto. También reviso el carro de enfermería y hago una lista con los materiales que faltan para reponerlos en los últimos cinco minutos de mi break. Así el turno de día al empezar a trabajar no tiene que malgastar su tiempo en prepararlo. También aprovecho para leer la historia de cabo a rabo, aprender más sobre mi paciente o investigo por Google si mi paciente tiene algún síndrome que aún no conozco.

• Aprovecha las horas de luz solar
Es fácil caer en la tentación de quedarse todo el día en cama pero, aunque ese mismo día te toque trabajar otra vez, has de salir a la calle aunque solo sea para dar un paseo de unos pocos minutos. La falta de luz solar puede provocar osteomalacia, pérdida de memoria, ansiedad, depresión, etc., entre muchos otros.
Si en el país que resides no hay muchos días soleados (welcome to England!) deberías suplementar la falta de luz solar con pastillas de vitamina D que puedes comprar fácilmente en cualquier farmacia.

Elena Pérez – Enfermera Nómada
Para leer la publicación original consulta este enlace

 

Noticias relacionadas:

Yo también me dormí durante una guardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *