Día Mundial del Sueño

El Día Mundial del Sueño es un evento global, puesto en marcha por la Asociación Mundial de la Medicina del Sueño, que se celebra de forma anual el viernes  anterior al equinoccio de primavera. Cada año cuenta con un lema diferente, el de este 2017 es «Dormir profundamente nutre la vida». En España, en los últimos años, han proliferado las campañas que pretenden mejorar los hábitos de sueño de la población, también los de la hospitalizada.

Los expertos en descanso recomiendan dormir de 9 a 11 horas a los niños en edad escolar, de 8 a 10 horas a los adolescentes y de 7 a 9 a los adultos. Y en muchos casos esto no se cumple.

Innumerables estudios científicos han puesto de manifiesto las ventajas de dormir bien. La Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, concluyó que un descanso adecuado favorece la memoria y la aparición de ideas nuevas; Nathaniel Watson, del Instituto del Sueño de Washington, aseguró que el descanso regulaba el Índice de Masa Corporal (IMC), llegando a afirmar que la falta del mismo podía llegar a incrementarlo hasta un 1,4; la Universidad Carnegie Mellon, en EE. UU., descubrió que dormir bien protege el sistema inmunológico en un estudio en que demostraban que las personas que duermen menos de 7 horas de forma habitual tienen el triple de probabilidades de padecer un catarro; un estudio publicado en la revista Sleep puso de manifiesto que el riesgo de muerte prematura aumenta en un 12% en las personas que no descansan adecuadamente; una investigación de International Journal of Behavioral Medicine reveló que las siestas de 45 minutos podían traducirse en beneficios para el sistema cardiovascular… Y estos son solo algunos ejemplos.

Proyectos de mejora de la calidad del sueño

Por este motivo, se han puesto en marcha diferentes iniciativas de diversas asociaciones. La Sociedad Española del Sueño (SES) cuenta en su portal web con una serie de recomendaciones para que el descanso sea el adecuado, entre las que se encuentran que las horas de dormir y de levantarse sean regulares, minimizar los estímulos lumínicos y sonoros de la habitación, evitar consumir alcohol o cafeína en las horas previas del descanso o mantener la estancia bien ventilada. Además, la SES encabezó una petición para que las televisiones adelantaran su horario de máxima audiencia, con el fin de que la población no dilatara en exceso su tiempo de irse a la cama, llegando Joaquín Terán-Santos, su presidente, a afirmar, según se recoge en la página de Antena 3, que «invadir horas de sueño es una autoagresión para nuestra salud tan relevante como el tabaquismo». Esta autoridad también ha puesto de manifiesto que no se pueden sobrevivir más de 6 días durmiendo menos de 4 horas, un dato que se debe tener en cuenta considerando que existen estimaciones que indican que el 30% de los españoles duerme menos de 7 horas al día.

En este sentido, según datos de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, el 90% de las emisiones en prime time finaliza más tarde las 23:30 horas, y el 55%, después de medianoche.

Por otro lado, la compañía aseguradora Asisa puso en marcha la campaña #Duerme1HoraMás para implantar los hábitos de descanso saludables mediante una iniciativa que consistió en la composición de canciones de naturaleza sencilla y pegadiza, similares a las canciones infantiles, para poner de manifiesto que dormir bien es una necesidad.

El descanso adecuado en los hospitales

Pero si en la población general el sueño propicio es una necesidad, en las personas hospitalizadas, esta necesidad pasa a ser acuciante.

Las noticias de iniciativas que pretenden revelar que la falta de sueño en los pacientes puede agravar su situación son continuas. Una de las más recientes es la de las enfermeras Raquel Villar, Carmen Expósito y Josefina Fondevila, profesionales del Hospital Miguel Servet, ubicado en Zaragoza, que con el rodaje del cortometraje El valor del silencio, han logrado visibilizar esta problemática, poniendo de manifiesto que algunos de los principales factores que afectan al descanso de los pacientes son los ruidos ambientales, las televisiones de las habitaciones, las prolongadas visitas de los familiares o incluso la rutina laboral de los trabajadores sanitarios durante la noche, a no ser que se trate de una emergencia, puede llegar a perturbar la tranquilidad del enfermo hospitalizado.

«Contribuir a crear un entorno tranquilo en la unidad de hospitalización»

Para completar nuestra visión de estas situaciones, hemos entrevistado a Inés María Comino Sanz, en representación del Grupo SueñOn®, que según sus propias palabras, es «un proyecto de investigación impulsado y liderado por Enfermería cuyo objetivo es mejorar el sueño y descanso de los pacientes hospitalizados, era una inquietud que llevaba bastante tiempo en mente de un conjunto de profesionales de la salud; éramos conscientes de la importancia que supone el problema de la interrupción del sueño en los pacientes hospitalizados. SueñOn® surge de la necesidad de abordar, desde los profesionales de enfermería, el problema de la disrupción del sueño en los pacientes hospitalizados; es decir, acercarse a una situación con la que se encuentra cualquier persona que por una u otra razón tiene que pasar alguna noche en algún hospital».

En sus inicios, SueñOn®, dependiente del Instituto de Salud Carlos III, en Madrid, contaba con más de un millar de profesionales que se sumaron al proyecto. Actualmente, como nos cuenta la entrevistada, la cifra «ha ido aumentando paulatinamente desde el mes de julio de 2016, fecha en que comenzó esta iniciativa. A día de hoy, somos 3000 profesionales de la salud comprometidos con este proyecto. Un aspecto muy importante es la multidisciplinariedad de esta cifra, ya que contamos con enfermeros, auxiliares, celadores, médicos, fisioterapeutas, médicos, personal de limpieza… Todos con el mismo objetivo: mejorar el descanso de los pacientes».

Inés María coincide con los planteamientos de las autoras de El valor del silencio cuando afirma que los principales elementos que influyen en el descanso de los pacientes son «la luz excesiva, el ruido en la unidad de hospitalización y las rutinas y cuidados de enfermería», a los que añade «el compañero de habitación, que la cama no sea cómoda, la temperatura de la habitación, el dolor, la fatiga, el miedo o la preocupación, las siestas diurnas propiciadas por el excesivo tiempo que deben permanecer en la cama o sentados sin mayor distracción».

Desde SueñOn® afirman que han publicado un decálogo con las medidas que se deberían tomar para evitar que se interrumpa el periodo de descanso de los enfermos hospitalizados, entre dichas medidas se encuentran las de «mantener el ciclo vigilia-sueño, iniciar mejoras que permitan reducir el ruido ambiental y evitar la iluminación durante las “horas mágicas”, es decir, de las 00:00 hasta las 06:30, facilitar que se puedan programar los cuidados de enfermería, promover que los cuidados que se prestan se realicen teniendo en cuenta la preferencias personales de descanso de los paciente así como realizar actividades trimestrales de sensibilización, formación continuada y actualización de conocimientos sobre los beneficios que reporta el sueño y descanso en la salud de los pacientes».

Las declaraciones de Inés María corroboran los estudios científicos antes mencionados cuando afirma que algunas de las dolencias que puede llegar a provocar la falta de sueño o el descanso inadecuado son «el deterioro de la función inmune, un aumento en la incidencia de enfermedades cardiovasculares, déficit de memoria, cambios de humor y del estado anímico, alteración en la cicatrización de heridas lo que puede derivar en períodos de hospitalización más prolongados», concluye.

Como se ha visto, asociaciones y proyectos independientes coinciden a la hora de señalar la importancia de un descanso adecuando y en poner de manifiesto los elementos que lo causan y las consecuencias que se derivan de la falta de mismo.

En consecuencia, hoy, en la conmemoración de esta fecha internacional del sueño, hemos querido destacar la importancia de esta función esencial tanto fisiológica como profesionalmente y en diversos aspectos de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *