Necesidad de estandarización de los iconos sanitarios en los programas informáticos

La carta de unas enfermeras que piden la estandarizar los iconos de los diferentes programas informáticos con que trabajan para facilitar la labor de los profesionales debido a la gran movilidad, no sólo estatal, sino también internacional, que caracteriza a la enfermería. Para hacer visible su petición, personifican en el caso de Ane, una enfermera bilbaína que trabaja en Cataluña y que se vio obligada a recibir un curso intensivo de formación para poder manejar el programa que se utiliza en la región.

Estimada directora:

¿Qué pensarías si circulando por Barcelona te encontrases con señales de tráfico totalmente diferentes de las de Bilbao y estas, a su vez, diferentes de las de A Coruña? Sin duda sería un caos y la cantidad de accidentes y errores humanos se multiplicaría. Ninguna campaña de tráfico tendría éxito. Pues bien, ante un caos similar se encuentran miles de enfermeras y enfermeros con otro tipo de señales: los iconos informáticos de los programas de registro sanitario.

En este caso no hablamos de ciudades diferentes, hablamos de un mismo hospital donde un enfermero/a, en su práctica diaria, realiza registros y consulta simultáneamente en un ordenador varios programas informáticos, cada uno con su código propio.

En general la informática se nutre de iconos para definir acciones como guardar, salir, crear nuevo documento, entre otros, y esto también ocurre en los programas sanitarios para representar realidades de los individuos como pueden ser las constantes, las alergias, el tipo de dieta, las escalas de valoración, etc.

Veamos un ejemplo: Ane es una enfermera de Bilbao que ha venido a trabajar a Barcelona. Al empezar en la planta de Obstetricia descubre que los programas que usan son diferentes a los de su comunidad autónoma, por lo que realiza un curso intensivo para formarse. Al explicarle el Gacela Care le dicen que el icono “bandera roja” significa que el paciente tiene alergias conocidas, a lo cual Ane se sorprende ya que donde ella trabajaba las alergias se representaban con una campana. En el curso también le indican que tenga cuidado pues en el programa informático SAP, que usará de manera simultánea, la bandera roja significa prealta. Ane apunta en su libreta: bandera amarilla en Gacela Care significa alergias desconocidas, si la bandera es roja significa alergias conocidas, pero el en SAP la bandera roja significa prealta y la bandera verde significa alta. Continúa el curso y Ane descubre que el icono “candado amarillo” tiene diferentes significados dependiendo del programa que use. En caso de usar el Gacela Care significa que el paciente está aislado, si ve un candado en el SAP no necesitará preocuparse por el aislamiento, ya que significa que la habitación está bloqueada y hasta nuevo aviso no podrá ser ocupada; pero si algún día abriese el programa Partograma, el candado amarillo es el icono para cerrar sesión.

Lo que le ocurre a Ane le sucede a miles de enfermeras/os dentro del mismo hospital. La estandarización de iconos informáticos debería ser una realidad no solo dentro del mismo hospital o una misma comunidad autónoma, sino también dentro del mismo Estado. Esto se hace especialmente necesario dada la gran movilidad de trabajadores entre ciudades, CC.AA. e incluso países.

Lo curioso es que el problema radica en que los diversos y diferentes programas informáticos no pueden utilizar los mismos iconos debido a los derechos de autor, por lo que cada programa nuevo que sale propondrá símbolos diferentes.

Consideramos que se debería hacer una comisión de ámbito estatal para establecer unos iconos sanitarios estándar. Debemos ser los profesionales sanitarios y no los informáticos quienes decidamos el significado de los iconos a usar en nuestra práctica asistencial diaria, porque necesitamos emplear una lengua común para trabajar de una manera más eficiente y con menos errores.

Rodríguez Vilas V. Necesidad de estandarización de los iconos sanitarios en los programas informáticos. Metas Enferm feb 2017; 20(1):77.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *