Las palabras sí importan

El cambio hacia las propuestas de una atención centrada en las personas hace necesario, en  muchos casos, avanzar hacia una nueva cultura en la atención y en los cuidados.

Ello significa contemplar la atención como un sistema donde interactúan distintos agentes (personas mayores, familias, profesionales…) y en el que toman parte numerosos y muy diversos elementos (valores, conocimientos, creencias, expectativas, motivaciones, actuaciones, dinámicas relacionales y organizacionales, etc.). Un marco realmente complejo.

En todo esto, el lenguaje de la organización desempeña un papel realmente  importante. El lenguaje que se emplea en el día a día entre los profesionales, las denominaciones que se dedican a las personas, a los procedimientos, a las actividades, a los objetos, etc., dan forma, vehiculan y refuerzan la forma de ver a quien se cuida, afianzando ciertas creencias y percepciones sobre la vejez, los cuidados, las personas mayores o las familias. Seguir leyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *