Cambio de Rol ¿cambio yo?

post1Trabaja…rápido, bien, eficientemente, eficazmente, sin delegar, sin dudas, descansos no, sube, baja, controla, atiende…no puedes permitirte fallos, tanto con los que atiendes como a los que rindes cuentas, no en un trabajo en el que se conjuga factor técnico, humano y asistencial simultáneamente.

No sólo desarrollamos nuestro trabajo con y para pacientes, sino también con y para compañeros y jefes. Siempre debemos contar con varios frentes de actuación abiertos, pluralidad  que debería en un primer momento servirnos para desarrollarnos profesionalmente y personalmente.

Cada cual en una organización desempeña una función determinada y precisa, aunque a veces hagamos más de lo que debemos y también menos de lo que deseamos.

En las relaciones interprofesionales pasa lo mismo, nos construimos como personas diariamente e intervenimos en nuestros trabajos desarrollando nuestras habilidades profesionales, son estas relaciones las que, a la vez que nos aportan, nos hacen crecer en nuestro ámbito laboral.

post2Sin embargo, a veces, dentro de este avance se producen cambios de talante. Como cuando pasamos de la Atención Directa a la Gestión Profesional. Nada se puede hacer al gusto de todos, es cierto, pero a veces tenemos que contar con el agrado de aquellos a los que gestionamos, y cuando no es complacencia por lo menos permitir cuestionar, opinar, proponer o mostrar el parecer de todos aquellos que conforman nuestro equipo.

¿Por qué asevero esto? Está estadísticamente probado que cuanto más se sube en la escala profesional menos te interesas por el parecer de los que están bajo tus órdenes, y tristemente esto es un desatino, puesto que todos hemos sido legos antes que eruditos, hemos preguntado antes que presuponer o deducir. En definitiva, todos crecemos con todos y si cuando asumimos más responsabilidades denostamos lo que hemos aprendido con tanto esfuerzo, es como llegar a una cima y no ver más que tus botas.

Autora de la publicación: Sonia Palencia

Visita el artículo original: http://enfermeradetrinchera.blogspot.com.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *