Proyecto HU-CI: “Hemos conseguido generar la suficiente conciencia de humanización”

_SAN6273En febrero de 2014 comenzaba el proyecto Humanizando los Cuidados Intensivos (HU-CI), la semana pasada el blog que sirvió de plataforma para impulsar este movimiento superó las 500.000 visitas en castellano y este jueves tienen lugar las II Jornadas de Humanización de Cuidados Intensivos. El objetivo: hacer que la humanización hospitalaria deje de ser una asignatura pendiente.

Gabi Heras, médico de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Torrejón (Madrid), es el impulsor de este movimiento que cada vez cuenta con más respaldo: profesionales sanitarios, pacientes, familiares y, recientemente, instituciones. Hablamos con él sobre cómo comenzó este proyecto, los objetivos que tiene, lo ya conseguido y el camino por recorrer.

Pregunta.- Recientemente el proyecto “Humanizando los Cuidados Intensivos” ha sido de nuevo galardonado, en este caso en los Premios Humanizar. ¿En qué consiste este proyecto?

Respuesta.- El proyecto Humanizando los Cuidados Intensivos es un proyecto de investigación de carácter internacional y busca hacer de la unidad de cuidados intensivos (UCI) un lugar más agradable. Comenzó a formarse en febrero de 2014 en el Hospital Universitario de Torrejón (Madrid), que es el hospital donde yo estoy trabajando, y es fruto de una reflexión personal. Lo que fui haciendo es ir contactando con compañeros de UCI de España que habían hecho investigación sobre el tema, tanto cuantitativa como cualitativa, del ámbito de la medicina y enfermería intensiva. Poco a poco fueron uniéndose compañeros de Palma de Mallorca, de Barcelona, de Málaga, de Madrid, de Santander, de Asturias…

Al mismo tiempo empecé a escribir el blog del Proyecto HU-CI, donde diferentes personas, tanto profesionales como pacientes, encontraban un punto de encuentro para hablar, construir y cooperar en la creación de espacios más humanos.

P.- Si lo que se pretende es humanizar los cuidados… ¿cómo han sido esos cuidados hasta ahora?

R.- La realidad es que los cuidados intensivos son la parte más tecnificada de los hospitales, hemos conseguido aumentar la tasa de supervivencia en los últimos años de forma espectacular (en España la tasa de mortalidad está por debajo del 10%). Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que esto no es suficiente, si bien el dato es muy bueno, hay que buscar un trato de cuidado de excelencia. Para ello, hay que poner a las personas en el centro del sistema, pero las personas no solo son los pacientes, sino también los familiares y profesionales.

P.- ¿De qué manera se pretende conseguir el objetivo de humanizar las UCI?

R.- Después de escuchar muchas opiniones de muchísima gente hemos desarrollado nueve líneas de actuación del proyecto, agrupadas en tres campos: líneas de mejora en torno a los pacientes, a los familiares y a los profesionales. Para ello estamos haciendo investigación multicéntrica internacional prospectiva para conseguir que estas líneas de mejora en los cuidados tengan, además, evidencia científica, y no solo se quede en que nosotros pensamos que esto supone una mejora cualitativa en la práctica de los mismos.

Entre las líneas de mejora estarían: la flexibilización de los horarios de las visitas, la mejora en la comunicación, la presencia y participación de familiares en las unidades, naturalizar el proceso de fallecimiento, integrar los cuidados paliativos en los intensivos, la integración de los psicólogos en las unidades, musicoterapia… Otra de las medidas es impulsar la arquitectura humanizada, crear espacios más agradables, más humanos, que eso sí que depende, sin embargo, de la gestión política.

P.- El próximo jueves comienzan en Barcelona las II Jornadas de Humanización de Cuidados Intensivos. ¿Qué nos puedes adelantar sobre ellas?

R.- Las primeras jornadas que realizamos congregaron a 150 asistentes de toda España, este año casi tenemos previsión de doblar la asistencia. Se van a dar cita no solo profesionales, sino también este año van a acudir estudiantes, ex pacientes de UCI y sus familias. El objetivo es humanizar los cuidados en general, por ello estamos abriendo las puertas al resto de unidades, no solo a las personas que forman parte de las unidades de cuidados intensivos. Hemos conseguido generar la suficiente conciencia de humanización, hay muchos hospitales y especialidades que nos preguntan de qué manera pueden humanizar sus centros.

En esta ocasión vamos a contar con participantes de otros países, por ejemplo, contamos con un ponente de Francia, una de las mejores comunicaciones es de Chile… Estamos montando, por decirlo de alguna forma, “sucursales” del proyecto en diferentes países. En febrero hemos ido a Bolivia donde se celebró el I Simposio internacional de Humanización de los Cuidados, unas mil personas asistieron…

P.- Mil personas… ¿te imaginabas este respaldo cuando comenzaste con este proyecto?

R.- Sinceramente, sí, siempre pensé que estábamos tocando un tema que interesaba a mucha gente. Cuando abrí el blog, la primera semana tuvo 10.000 visitas… la semana pasada pasamos ya las 500.000 visitas en castellano (el blog es bilingüe). Además, hemos conseguido algo muy importante y es que las autoridades se interesen. A primeros de junio se va a presentar dentro del Plan de Humanización de la Comunidad de Madrid, el plan piloto de humanización de los cuidados intensivos.

P.- En el libro Ante todo no hagas daño, el neurocirujano Henry Marsh afirma que “los pacientes angustiados y furiosos son una carga que todo médico debe sobrellevar, pero haber sido uno de ellos ha sido una parte importante en mi formación como cirujano. Como les digo siempre entre risas a mis residentes, los médicos no sufren lo suficiente”. La experiencia de la que habla es la operación de su hijo de tres meses de un tumor cerebral. ¿Qué opina de ello?

R.- Es muy cierto. Todos aprendemos por la experiencia, el ser humano es así, por mucho que intente comprender lo que siente un paciente que permanece tumbado en UCI, hasta que no lo vives como paciente o familiar la mayoría de las veces no lo percibes. De hecho, mucha gente es muy sensible al proyecto cuando tiene en un hospital a un familiar en situación similar. La experiencia puede hacer cambiar su manera de percibir el trabajo que hacemos día a día. Muchas medidas, cambios, dependen de la persona, y en su gran mayoría son gratuitas.

P.- Además de las diferencias competenciales, entre la labor médica y enfermera existe una gran diferencia en lo que a la carga empática se refiere. ¿Estamos ante un cambio de paradigma?

R.- La profesión enfermera históricamente se ha centrado más en el cuidado, en cambio a los médicos se les exigía el diagnóstico y el tratamiento. Realmente, y en mi opinión, los cuidados no son de nadie, no deberían serlo al menos… Todos deberíamos tener la obligación de cuidar a todo el mundo.

Artículos relacionados:

https://www.diariodicen.es/author/proyecto-hu-ci/

  1. La gestión emocional es la gran olvidada en el proceso quirúrgico de toda persona que acude a un centro hospitalario para ser intervenida quirúrgicamente y es también la menos prioritaria para el equipo intermultidisciplinar que trabaja en sinergia con este fin, operar a un ser humano. De la atención y el saber acoger a una persona con humanidad y dignidad, aceptando y atendiendo las emociones propias y las del propio paciente depende que se ejerza una asistencia sanitaria humanizadora o no, entre otros muchos factores que como comenta Gabi Heras se dan. Existen estudios que muestran la importancia del trato humano en el afrontamiento de un proceso de enfermedad, de un tratamiento quirúrgico y sus resultados óptimos. El centro de toda atención y relación sanitaria se centra en las personas. La reflexión entonces que propongo es, ¿ cómo el sistema está contemplando este centro en una operación de cirugía?

    • Buenísima reflexión, Raquel, a veces se olvida por desgracia que se trata con seres humanos, llenos de miedos e incertidumbres al ir a operarse o hacerse una prueba invasiva. Esperemos que todos nos vayamos concienciando para salvar etapas de despersonalización que tanto pueden hacer daño. Muchas gracias y un cordial saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *