Día Mundial de la lucha contra el SIDA: unión y solidaridad entre todos

El pasado 1 de diciembre se celebró en todo el mundo el Día Mundial de la lucha contra el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Y es que, desde que se desató la epidemia en el año 1981, se han ido produciendo avances en la prevención del VIH y por consecuencia, de la propia enfermedad. Un ejemplo de triunfo ha sido el ex jugador de la NBA, ‘Magic’ Johnson, quien contrajo el VIH en 1991 y, desde entonces, ha sido activista del SIDA. 

Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene que la educación sexual no fomenta la precocidad de las relaciones afectivo-sexuales ni la promiscuidad, sino que potencia la reflexión y el comportamiento más responsable. Del mismo modo, considera imprescindible el hecho de promover el diagnóstico precoz, ya que gracias a una detección temprana, por cada paciente diagnosticado precozmente se evita la transmisión del VIH a tres personas. sida

Cabe destacar que en España, actualmente, existen entre 130.000 y 150.000 personas infectadas por el VIH, un 30% de las cuales no lo sabe todavía, ya que no se han hecho las pruebas pertinentes. Por ello la importancia de realizar un diagnóstico precoz como herramienta principal para reducir el riesgo de contagios involuntarios, así como el hecho de conseguir una calidad de vida óptima para las personas infectadas por VIH, resulta vital para controlar la enfermedad a todos los niveles.

En relación a la atención a los pacientes con SIDA, los profesionales de Enfermería intentan cubrir las necesidades que el paciente no pueda hacer por sí mismo, prestándole soporte psíquico, físico y emocional, evitando posturas de rechazo o sobre protección, con lo cual se debe encontrar una aproximación tanto al paciente como a la familia, en un intento por establecer una correcta relación con el enfermo.

La enfermería escolar desempeña un papel fundamental

En este sentido, las enfermeras escolares como agentes de salud y educadoras en hábitos sexuales son las que mejor pueden realizar el trabajo de prevención para alertar sobre la transmisión del SIDA, que debe comenzar con la sensibilización de los adolescentes en el marco de las iniciativas de educación afectivo-sexual, la difusión de hábitos seguros en la relaciones sexuales y el conocimiento de los problemas derivados de esta enfermedad y otras de transmisión sexual en los propios centros docentes..

La tendencia de la juventud a disfrutar al máximo, de llegar al límite de las propias posibilidades para considerarse satisfechos, la uniformidad grupal y el conjunto de prejuicios y mitos propios de esta edad sobre las relaciones sexuales, son características que hacen que las necesidades de prevención de la población sean específicas.

En resumen, este día tiene como principal objetivo unir a todo el mundo en la lucha contra el VIH, estando en solidaridad con aquellos que padecen la enfermedad, y conmemorando a los que no pudieron vencer a un virus que, con el paso del tiempo, parece estar algo más controlado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *