Cuidados de Enfermería para los pacientes con trastorno bipolar

La polaridad, como elemento central del trastorno bipolar, plantea una especial problemática a la hora de identificar un trastorno bipolar en sus fases iniciales, sobre todo cuando se presenta bajo la forma de un trastorno afectivo de tipo depresivo. El síntoma “ánimo-depresivo” resulta ser el indicador predictivo citado más a menudo, (siempre por encima del 50% de los casos). Entre el 63 y 88% de los pacientes presentan, ya en el primer episodio, síntomas psicóticos. Aún cuando estos cuadros los síntomas psicóticos tienden a ser congruentes con el estado de ánimo, lo cierto es que pueden ser también incongruentes.

Se explica así que con frecuencia los trastornos bipolares sean, en el primer episodio, diagnosticados como esquizofrenia. ”Es preciso por tanto profundizar en el estudio psicopatológico de las formas psicóticas de presentación de los trastornos bipolares para así intentar identificar aquellos elementos psicopatológicos diferenciales que pudieran ser usados como predictores de la transición de un trastorno bipolar. bip

Los diagnósticos comórbidos hallados con más frecuencia son: consumo excesivo de alcohol y otras sustancias, trastornos por déficit de atención con hiperactividad, trastornos de la conducta, trastorno obsesivo-compulsivo, y otras patologías, como es el caso de las alteraciones del control de impulsos, los trastornos de ansiedad y los cuadros de pánico.

Hoy en día, tan solo un limitado número de estudios ha tratado de profundizar, con adecuados diseños metodológicos, en el conocimiento del período prodrómico inicial del trastorno bipolar.

Cuando se diagnostica adecuadamente, el trastorno bipolar puede ser tratado. La gente con esta enfermedad pueden comportarse con normalidad, llevar una vida productiva con una correcta medicación, asistir a terapia y recibir apoyo social

Aunque no hay cura para el trastorno bipolar, sí puede ser controlado adecuadamente. Si se deja sin tratar, el trastorno bipolar puede empeorar y los pacientes sufren un incremento en la frecuencia y gravedad de los episodios de manía y depresión.

¿Qué papel juega la enfermería en esta enfermedad?

Desde el punto de vista de la enfermería se establece un plan de cuidados de especiales para personas con trastornos bipolar: Son los siguientes:

  • Establecer comunicación y construir una relación de confianza
  • Disminuir la hiperactividad, la ansiedad y la agitación bien administrando medicamentos o disminuyendo los estímulos de medio ambiente siempre que sea posible.
  • Proporcionar actividad física y un desahogo para aliviar la tensión y energía
  • Favorecer el descanso y el sueño
  • Proporcionar un dieta nutritiva
  • Proporcionar apoyo emocional, es decir, dar al paciente retroalimentación positiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *