El eterno examen

Son las 8 de la mañana y me dispongo a recibir el turno. Ha debido de ser una noche dura porque veo a mis compañeros especialmente cansados.